www.nspilar.com © todos los derechos reservados.

PASTORAL

Educamos en la fe a través de la acción pastoral.

Evangelizar es anunciar la persona de Jesucristo y la buena noticia del Reino de Dios. La evangelización de los niños y jóvenes es la primera y principal finalidad de nuestra misión.

La tradición marianista destaca la importancia de la “fe del corazón”, aquella que se arraiga en lo más hondo de la persona e ilumina desde aquí toda la vida. Para encontrarse con Dios es necesario descender al fondo de uno mismo y saber exponerse al misterio que se encierra dentro de nosotros. Configurados por una cultura que nos arrastra siempre hacia lo exterior, hemos de desarrollar más nuestra “capacidad de interioridad”, es decir, la capacidad de interpretar y vivir la propia vida desde dentro.

Estamos convencidos de que el Evangelio de Jesucristo tiene fuerza salvadora para dar un sentido nuevo a nuestra vida.

En cada etapa educativa abordamos la tarea de acompañar el crecimiento en la fe poniendo el acento en una dimensión. Lógicamente, ésta dimensión -por mucho que la juzguemos como la más adecuada o necesaria en una etapa concreta- no elimina las demás, sino que permite abordar el conjunto de la experiencia creyente basándose en esa dimensión concreta.

 
Educar la relación con lo SAGRADO

Al niño no hace falta despertarle a lo sagrado, porque de hecho ya de natural vive inmerso en lo sagrado, abierto a la maravilla; el objetivo es, por tanto, educarle en ello, mostrándole las diferentes densidades de lo sagrado en la vida.

Incorporar a la vida de la IGLESIA

Primaria es el momento adecuado para incorporarse a la vida de fe de la comunidad. Es fundamental conocer y hacer propias las mediaciones recibidas de la Tradición, que no sólo facilitan la vivencia y expresión de esa fe, sino que a la vez le dan forma..

Acompañar la pregunta EXISTENCIAL

Esta etapa, está marcada más por lo existencial, en cuanto que el adolescente lo vive todo desde sí. En este contexto, la fe le sirve y construye en la medida en que le resulte significativa para las experiencias que está viviendo.

Descubrir la dimensión VOCACIONAL

La vida en clave creyente es vocación. Y el joven en esta etapa puede ya descubrir el sentido de la vida como llamada de Dios, y la fe como respuesta del ser humano. Es el momento de hacerse la pregunta qué quiere Dios de mí?

En cada etapa educativa abordamos la tarea de acompañar el crecimiento en la fe poniendo el acento en una dimensión. Lógicamente, ésta dimensión -por mucho que la juzguemos como la más adecuada o necesaria en una etapa concreta- no elimina las demás, sino que permite abordar el conjunto de la experiencia creyente basándose en esa dimensión concreta.

 

La catequesis de Infancia da inicio al proceso de formación en la fe en el colegio, en horario extraescolar.

Si bien una de sus tareas fundamentales es la preparación a la recepción de los sacramentos de iniciación de la Reconciliación y la Eucaristía, su objetivo real es iniciar al niño en la experiencia de la vida de fe en comunidad.

La Catequesis de Infancia se concreta en una hora de reunión semanal, de octubre a mayo.

En el proceso hay varias celebraciones comunes con participación de los padres y otros familiares, que van señalando hitos en el camino de la formación (Inicio del catecumenado, entrega del Credo y el Padrenuestro, Renovación de las Promesas del Bautismo…).

Las primeras comuniones se celebran habitualmente en junio del segundo año de catequesis (que corresponde a 4º EP, normalmente).

 

Huellas ofrece a los alumnos de 5º y 6º de EP la oportunidad de participar en grupos en el que:

  • Fomentaremos su amistad con Jesús de una forma cercana a su edad

  • Continuaremos guiándoles en su camino de fe, partiendo de los dos cursos de Catequesis de Infancia y siguiendo con Senda al terminar esta etapa.

  • Enseñándoles que los valores que se asumen interiormente deben traducirse en hechos y actitudes visibles en el grupo y fuera de él.

  • Intentando que confíen en Dios, viviendo llenos de esperanza, siendo alegres, sencillos, humildes de corazón, libres, etc.

Intentaremos llevar a cabo todos estos objetivos anteriormente mencionados a través de:

  • Una metodología EXPERIENCIAL: partiendo de su propia realidad, de sus vivencias, de aquello que les inquieta en el día a día.

  • Una metodología GRUPAL: trabajando en grupo pasamos de que éste pase a ser no sólo un mero ámbito educativo, sino un nuevo modo de ser y hacer, de trabajar y relacionarse.

  • Una metodología ACTIVA Y CREATIVA: superando así actitudes pasivas, conformistas y meramente repetitivas.

 

SENDA se ofrece a toda la etapa de secundaria no solo como un marco de vivencia y crecimiento personal y de fe sino como alternativa de ocio positivo para los jóvenes. Busca ser una llamada a la acción a juventud: SE y DA.

El grupo está enmarcado dentro de la metodología educativa pastoral extraescolar marianista GUINOMAI, que comparten otros colegios de España. Esta metodología se basa en la EXPERIENCIA, que consta de:

  • Una VIVENCIA: ¿qué vives?

  • Una PREGUNTA: ¿por qué vives?

  • Una LLAMADA: ¡puedes vivir en plenitud!

Con el objetivo de encontrar en Jesús un referente y vivir acorde a su mensaje, al igual que hizo Chaminade, a lo largo del curso se realizan un gran número de actividades:

  • Reuniones semanales.

  • Oraciones y celebraciones.

  • Convivencias de fin de semana y Pascua.

  • Voluntariados.

  • Excursiones y actividades lúdicas.

  • Campamentos de verano.

 

El colegio ofrece desde hace muchos años un proceso de formación catequética en los últimos cursos, como preparación a la Confirmación, y como iniciación a la vida de fe adulta en comunidad.

En concreto el CJM quiere ser un catecumenado para jóvenes de hoy ofrecido por una comunidad viva en este tiempo de retos y oportunidades desde nuestra propia identidad marianista y abiertos a la Iglesia y al mundo con espíritu de misión.

Algunos de los elementos metodológicos son:

  • Testimonio.

  • Dinámica grupal. Pequeño grupo, gran grupo, comunidad de referencia.

  • Oración: Personal y en grupo.

  • Celebraciones: De curso, de catecumenado, de la comunidad de referencia

  • Acompañamiento personal.

  • Experiencia de servicio. Motivada, acompañada y revisada en grupo.

El CJM inicia en 1º de bachillerato y continúa en los primeros años de universidad. La confirmación se celebra durante el primer año de estudios universitarios.

Durante los dos años de etapa escolar, los grupos de CJM se reúnen todos los viernes por la tarde.

 

Dejar el mundo mejor de lo que lo hemos encontrado.

Fundado en 1959, el Grupo Scout forma parte del Movimiento Scout Católico (MSC). Es un movimiento educativo dirigido a niños de edades entre los 6 y los 21 años que persigue enseñar con el ejemplo los valores del escultismo y del evangelio. La honradez, el amor por la naturaleza, el respeto al medioambiente, el dinamismo, la inquietud por el mundo que nos rodea, la tolerancia y el respeto, son algunos de los valores que día a día se trabajan mediante juegos y dinámicas adaptadas a cada edad.

 

Se reúnen semanalmente los sábados de 10 a 12.30h; se hacen excursiones y acampadas, campamento de invierno (del 26 al 30 de diciembre) y de verano (en la segunda quincena de Julio).

Dentro del grupo, los niños se dividen en diferentes unidades según rangos de edad: castores (6-8 años), lobatos (9 a 11 años), rangers (12-14 años), pioneros (15 a 17 años), rutas (18 a 21 años).

 

Visita www.gspilar.com.

 

Luis Guitarra

05/11/2019

200 aniversario escuela marianista

04/11/2019

Primer hermanamiento

14/10/2019

1/5
Please reload